Prevención

Tras las campañas para “Dormir de espalda” la incidencia de la Muerte Súbita del Lactante ha bajado 2/3 partes. Nuestro consejo es, pues, poner a los bebés recién nacidos a dormir de espalda. La plagiocefalia se puede tratar, la muerte súbita no.

Pero dormir boca arriba es un factor que predispone a tener deformidades craneales. Por tanto, combine el decúbito supino estricto con la posición hacia el lado derecho y hacia el lado izquierdo. Dispone usted de 180 posibilidades de colocar a su bebé durmiendo boca arriba durante la noche y las siestas del día. No utilice siempre la misma.

¿Cómo poner a dormir a los recién nacidos y a los lactantes?

Si usted se levanta a menudo de noche para cuidar a su bebé, siga la siguiente pauta:

  • 1/3 parte del tiempo boca arriba
  • 1/3 parte hacia el lado derecho
  • 1/3 parte del tiempo hacia la izquierda.

Si su bebé no necesita más cuidado y duerme muchas horas seguidas, siga la siguiente pauta:

  • Acuéstele boca arriba o del lado que prefiera
  • Cuando usted vaya a dormir, cambie su posición al lado contrario durante el resto de la noche.
  • Póngale toda una noche boca arriba, al día siguiente del lado derecho y a la tercera noche del lado izquierdo.
  • Durante las siestas diurnas calcule el tiempo total que su bebé suele dormir y divídalo por 3. El resultado en horas será el tiempo que tendrá que ponerlo a dormir boca arriba, de lado derecho y de lado izquierdo. Utilice para aguantar a su hijo la mejor estratagema que se adapte a su situación.

Le aconsejamos que utilice topes suaves (toallas, almohadas, etc.) por debajo de la sábana, ésta será su mejor ayuda. Si su bebé hace tratamiento en silla antireflujo, procure seguir las mismas pautas.

prevencion plagiocefalia

Posiciones recomendadas

Cualquier recién nacido debe dormir de espalda con la cabeza y el cuerpo girados alternativamente a cada lado, siendo preferible el decúbito supino (o dorsal) al decúbito lateral. Cuando el recién nacido está despierto debe ser colocado sobre su barriga para acostumbrarse a esta posición en la que hace sus primeros ejercicios físicos.

El decúbito lateral alternativo es un buen medio de prevención de la plagiocefalia postural y también para reducir al mismo tiempo el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

Pero atención: el riesgo relativo de SMSL de los bebés que duermen en decúbito lateral es 2,2 veces más elevado en comparación con los que duermen en decúbito supino. Otros inconvenientes del decúbito lateral es que es inestable en comparación con el supino. Si es muy estricto pueden voltearse a decúbito prono. 

La recomendación sería, pues, que los padres alternaran, de forma similar, la posición centrada de la cabeza (nariz al cénit), el giro parcial a la derecha y el giro parcial a la izquierda. Esta rotación de la posición de la cabeza debería realizarse en el período neonatal para evitar que el recién nacido adopte el hábito de una sola posición de la cabeza y evitar así que empiece a desarrollar un aplanamiento occipital.

 

Cuando a medida que se hace mayorcito el lactante menor de un año aprende a girarse sobre sí mismo y duerme espontáneamente sobre su barriga aconsejamos el descanso en supino puesto que no existe consenso a la hora de fijar en qué momento el descanso en prono deja de resultar peligroso.

Cuando el bebé está despierto o tiene ganas de jugar, es altamente recomendable la posición en decúbito prono para el juego vigilado. En estos momentos no hay riesgo para el SMSL sino que es cuando mejor se pueden desarrollar sus capacidades motoras.

Cuando aparece la plagiocefalia

Cuando aparece la plagiocefalia debe hacerse uso combinado de los cambios posturales adecuados (dormir sobre el lado contrario principalmente, dedicar el máximo tiempo posible a estar boca abajo haciendo actividad física hacia el lado contrario al del aplanamiento, tenerlo en brazos) y fisioterapia de la musculatura del cuello intensiva, a diario y hecha en casa aparte del trabajo del fisioterapeuta.

Cumplidos los 3 ó 4 meses de edad, dependiendo del grado de severidad, hay que añadir a dicho tratamiento el uso de bandas ortopédicas craneales dinámicas para devolver la normalidad a los pacientes afectos. Entre ese período y los 12 meses de edad es cuando mejores resultados se obtienen.

A medida que el lactante se hace mayor, las posibilidades de mejoría descienden.

A partir de los 2 años de edad ya no es posible el tratamiento ortopédico, siendo sólo útil la cirugía.

Tiempo boca abajo

Es la segunda arma que tenemos a nuestro alcance para evitar deformidades posicionales. Siga los ejemplos que puede encontrar en la guía TUMMY TIME.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.