La plagiocefalia es un trastorno en el cual se produce un aplanamiento en uno de los lados del cráneo. Esto puede ocurrir por el apoyo constante de esa misma zona al dormir o descansar. Son muchos los bebés que la sufren y por ello muchos padres os preguntáis cuáles son las consecuencias de la plagiocefalia.

En este artículo queremos despejar todas tus dudas. Empezamos.

Primero ¿Cómo sé si mi hijo sufre plagiocefalia?

El síndrome de la cabeza plana muchas veces es debido a una tortícolis adquirida en el vientre materno, por una mala posición dentro del útero. Los bebés que la padecen duermen y descansan con la cabeza recostada siempre del mismo lado. Algunas de las características de estos bebés son:

Si observas estas consecuencias de la plagiocefalia en tu hijo lo mejor que puedes hacer es llevarlo al médico. Solo un especialista puede diagnosticar el síndrome de la cabeza plana.

¿Cuales son las consecuencias de la plagiocefalia a largo plazo?

Esta deformidad craneal, tratada en su debido momento, no conlleva ningún efecto en el desarrollo del bebé. Ahora, si no se le pone remedio a tiempo, las consecuencias de la plagiocefalia pueden ser:

1 Consecuencias físicas. En primer lugar hablaremos de los problemas que conlleva para la propia imagen, en muchos casos pueden producirse problemas psicológicos tanto en la infancia como en la adolescencia. Si la deformidad es muy grave puede incluso producir problemas funcionales.

2 Consecuencias neurológicas y funcionales. Los niños que no son tratados pueden sufrir retrasos madurativos neurológicos, éstos pueden dificultar el desarrollo psicomotor y cognitivo.

consecuencias-de-la-plagiocefalia

3 Problemas del habla. Otras consecuencias de la plagiocefalia son las dificultades en el desarrollo del lenguaje,. Muchos niños han llegado incluso a necesitar la ayuda de un logopeda durante la primera infancia. Esto claro, en casos donde no se ha usado ningún tratamiento.

4 Problemas visuales y auditivos. Se han hallado casos donde estos niños, en algunas ocasiones, han sufrido diversos problemas en el correcto funcionamiento de estos dos sentidos.

El tratamiento, la mejor opción

La mejor manera de evitar las consecuencias de la plagiocefalia es su adecuado tratamiento. En primer lugar, debemos modificar la postura en la que duerme el bebé. Teniendo en cuenta siempre que para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es siempre mejor que el bebé duerma boca arriba.

Aprovechar el sueño diurno, en el cual estás pendiente del bebé, para acostarlo boca abajo. Siempre bajo tu supervisión. Luego, a la noche, cuando acuestes al bebé, se ha de cambiar el lado en el que apoya la cabeza, cada vez que se despierte, se debe volver a modificarlo (de derecha a izquierda, y viceversa).

Además, coge más a tu bebé en brazos, evita acostarlo en lugares donde apoye la cabeza inadecuadamente. Es decir, usa menos los carritos, hamacas, la sillita del coche, … Y si se duerme en alguno de estos lugares no lo dejes ahí, llévalo a su cuna.

Si la tortícolis del bebé es muy grave puedes optar por acudir a un fisioterapeuta. Cuando los casos son muy graves, con un aplanamiento de la cabeza muy pronunciado, lo mejor es hacerse con una banda ortopédica DOC BAND®.

La banda mantiene tensas los puntos adecuados para que el cráneo tome la forma correcta. Su eficacia está demostrada y debe usarse unas 23 horas al día. Está es la mejor manera de evitar las consecuencias de la plagiocefalia.

Si quieres compartir tu experiencia con nosotros no dudes en dejar tu comentario aquí debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *